Regalos, viajes y obsequios en la innovación

invitacion

Ética y cumplimiento en el ecosistema innovador

¿Puede un empresario invitar a un investigador a cenar para dialogar sobre un proyecto? ¿Puede el investigador aceptar la invitación? ¿Puede el gerente de una compañía pagarle los gastos de traslado y alojamiento a un emprendedor para avanzar en una iniciativa?

La realidad de investigadores y emprendedores en los ecosistemas innovadores es aún más compleja. Supongamos que el representante de un banco inversor internacional (digamos, A) tiene apuntado desde hace unos días cenar con una compañera de la universidad que actualmente es emprendedora, B. Un rato antes de asistir, B le avisa a A, que va a ir acompañada de un investigador C, a quien conoció ese día en una reunión de presentación de proyectos innovadores. En la mesa, conversan sobre líneas de investigación y su potencial aplicación a la industria. Al finalizar la cena, A ofrece pagar la cuenta a todos. En un tono cortés, C agradece la invitación de A pero la rechaza. Ocurre que al día siguiente, tiene una reunión con el board del mismo banco en el que trabaja A, para el financiamiento de un proyecto.

En el ecosistema innovador, habitualmente se llevan a cabo proyectos de investigación financiados por empresas. En ocasiones, líneas de investigación son financiadas por cámaras empresarias. También, organizaciones de la sociedad civil implementan proyectos sustentados por compañías multinacionales, gobiernos u organizaciones sindicales. Estos son algunos de los ejemplos en los que, como en todo el mundo empresario, existe el riesgo de generar conflictos de interés si no son gestionados adecuadamente.

Los pequeños regalos, las contribuciones y los denominados patrocinios son comunes en algunas culturas como muestra de respeto y gentileza. Pero, pueden provocar conflictos de intereses. Para quienes los dan, tanto como para quienes los reciben. Por eso, deben estar previstos de antemano.

En esencia, son bienes o servicios menores dados ostensiblemente como un gesto de amistad, cortesía o aprecio. Si la acción se realiza de manera explícita, declarada, sin expectativa de contraprestación o valor a cambio, no tiene mayores consecuencias.

Ahora bien, si esos bienes -sean en dinero o en especie-, se intercambian con una expectativa de compensación implícita o explícita se pueden caracterizar como una venta, pues implican obligaciones recíprocas de las partes. En esos casos, las contribuciones son utilizadas como un subterfugio para sobornar. Aquí, nos enfrentamos a faltas éticas y penales de quienes las realizan. Como tales, son conductas reprochables que justifican una sanción.

¿Porqué? Primero, porque el que recibe el presente, sea una invitación a  cenar o a asistir a un evento deportivo de primer nivel, puede verse envuelto en un conflicto de intereses en la toma de decisión. El producto de la actividad de innovación puede estar sesgada por la conducta de aquél que entrega el regalo y espera una contraprestación a cambio.

En segundo término porque la conducta personal y profesional está íntimamente relacionada con la cultura ética corporativa. Muchas de las decisiones corporativas están basadas en comportamientos y valores éticos. Permanentemente. Los hábitos juegan un rol importante en la cultura organizacional de la startup. Aunque sea difícil de medir la ética personal y profesional impacta en la conducta corporativa de la startup.

Supongamos que el investigador decide no aceptar la cena, ¿Cómo rechazar la invitación sin caer en la descortesía?. Previendo la situación. Entonces, ¿Cómo prevenir situaciones de conflictos de intereses y pequeños regalos? Anticipándose.

Se deben diseñar procedimientos para el manejo de esos casos. Primero, con un mapa de riesgos que nos ayude a identificar con claridad cuáles son los riesgos a los que se expone la startup. Desde el punto de vista ético, es necesario trabajar con un esquema de identificación a medida, no estandarizado. Fundado e inspirado en el core del negocio.

Desde el estado, por lo general los países de la región cuentan con normas de ética para funcionarios públicos que les prohíben recibir regalos, obsequios, donaciones de cosas, bienes o servicios con motivo del desempeño de sus funciones. Algunos países, además cuentan con registros públicos de regalos y obsequios recibidos por sus funcionarios.

Las startups deben contar con normas de conducta para regalos y cortesías. Un código de ética, el mapa de riesgos y la realización de medidas auditables son algunas de las herramientas eficaces para el manejo de estos casos.

Si además de innovación, las startups incorporan programas de integridad en los que se regulen los obsequios y regalos, pueden crear ecosistemas confiables basados en reglas de juego transparentes en beneficio de la comunidad innovadora.

Bibliografía       

  • KRIMSKY, Sheldon, (2003), “Small Gifts, conflicts of interests, and the Zero Tolerance threshold in Medicine” The American Journal of Bioethics, Volume 3 No. 3, published by the MIT Press. LIU, Xiaoding. (2016). “Corruption culture and corporate misconduct.” Journal of Financial Economics, 122, 307-327.
  • OCDE, 2003 “Managing conflict of interests,” Recommendation of the Council on Guidelines for Managing Conflict of Interests.
  • ROSE-ACKERMAN, Rose, (1999) “Corruption and Government. Causes, consequences and reform”. Cambridge University Press.